Geriatría veterinaria

madridGeriatría veterinaria canina. Con el paso de los años se van produciendo ciertos cambios en el cuerpo de un animal. Estos cambios pueden no ser diferentes en cada raza, dado que las características y esperanza de vida de cada raza es distinta. En algunos animales ( perros) los cambios en el corazón son comunes, mientras que en otros animales (gatos), los riñones pueden ser uno de los primeros órganos en mostrar signos de envejecimiento.

Podemos ayudar a los animales de más edad para adaptarse a estos cambios : el diagnóstico precoz de problemas, uso de medicamentos y suplementos alimenticios y vitaminas apropiadas, modificar el entorno del perro, y cambiando la manera en la que interactuamos con nuestros amigos mayores.

Cambio en las necesidades nutricionales y los cambios de peso

A medida que los perros envejecen, sus cambios en el metabolismo y su necesidad de calorías disminuye. En general, su requisito de energía de mantenimiento disminuye en aproximadamente un 20%. Debido a que  su actividad por lo general disminuye, sus necesidades de energía disminuyen por otro 10-20%. Si damos de comer a los perros viejos la misma cantidad que cuando eran jóvenes, van a aumentar de peso. A medida que cambia el metabolismo del cuerpo, es más común que el cuerpo acumule grasa. Esta tendencia también puede contribuir a la obesidad en perros de edad avanzada. La obesidad es uno de los principales problemas de salud de los perros más viejos. Además de calorías, hay otras necesidades nutricionales de los perros de edad avanzada, incluyendo un aumento de la fibra y una disminución de la grasa. Especialmente si un perro más viejo no tiene una dieta adaptada debería tener los suplementos adecuados

Cambios en la piel y cabello

Al igual que con las personas, los perros mayores pueden comenzar a mostrar canas; Esto ocurre más comúnmente en el hocico y alrededor de los ojos. El pelaje puede llegar a ser más fino y más apagado, sin embargo, esto también puede ser un signo de enfermedad o deficiencia nutricional. Los suplementos de ácidos grasos pueden ayudar a restaurar algo del brillo al pelaje. Si el pelaje de un perro cambia significativamente, el perro debe ser examinado por un veterinario dado que puede haber otras causas. La preparación es una gran manera para que usted pase un tiempo agradable con su perro más viejo. Amará la atención.

La piel del perro adulto puede llegar a ser más delgada, y por lo tanto más expuesto a sufrir lesiones. Algunos perros mayores desarrollan múltiples tumores benignos de la piel, que generalmente no se elimina a no ser con una pequeña intervención. También pueden producirse tumores cancerosos de la piel. La piel seca puede ser un problema para los perros más viejos, y de nuevo, los suplementos de ácidos grasos puede ser beneficiosos para el perro.

Los callos

los callos en los perros mayores son comunes, sobretodo en perros de raza grande para desarrollar callos en los codos. Parte de la razón de esto es la tendencia de los perros más viejos a ser menos activos y estar más tiempo acostados. Especialmente si deponen sobre superficies duras,son propensos a desarrollar dichas callosidades . Proporcionar una cama adecuada, con suficiente mullido o incluso una cama ortopédica, con el fin ayudar a prevenir los callos.

Las uñas quebradizas y almohadillas de las patas engrosadas

Así como vemos cambios en el pelaje, también podemos ver el engrosamiento de las almohadillas de las patas y los cambios en las uñas de los perros más viejos. Estos tienden a volverse quebradizos. Se debe tener cuidado en el recorte de las uñas de los perros más viejos, pudiendo necesitar un recortado con más frecuencia, ya que los perros inactivos mayores son menos propensos a usar sus uñas por medio de la actividad.

Disminución de la movilidad y la artritis

La artritis es común en perros de edad avanzada, especialmente perros de raza grande y razas que tienen una tendencia a tener (IV) la enfermedad del disco intervertebral como Dachshunds y Bassets. Los perros que se lesionan las articulaciones en una edad temprana en su vida también tienen una tendencia a desarrollar artritis a medida que envejecen. Al igual que en las personas, la artritis en los perros puede causar una ligera rigidez en las articulaciones. Los perros pueden tener dificultad para subir y bajar escaleras, saltar en el coche, o caminando por la nieve.

Algunos analgésicos antiinflamatorios como lpueden ser recomendables para los perros con artritis, en cualquier caso consultar con el veterinario. (No se recomienda suministrar su gato cualquier tipo de analgésico menos que sea prescrito por su veterinario.)

Al igual que con los músculos de las personas, los perros viejos que están inactivos perderá masa muscular y el tono. Esto puede hacer que sea más difícil para ellos moverse, por lo tanto tenderán a moverse menos, etc., y se iniciandose un círculo vicioso. El ejercicio de un perro mayor es importante para la salud de sus músculos, así como para el corazón, sistema digestivo, y la actitud. Las rutinas de ejercicio pueden ser adaptados según las capacidades del perro. Natación y varios paseos cortos al día puede ayudar a mantener y fortalecer los músculos del perro.

Rampas, comederos elevados, y camas ortopédicas pueden ayudar a un perro que ha disminuido la movilidad o dolor con el movimiento.

Las enfermedades dentales

La enfermedad dental es el cambio más común que vemos en los perros viejos. Los estudios muestran que incluso a los tres años, el 80 por ciento de los perros muestran signos de enfermedad de las encías. Rutina en el cuidado dental incluyendo el cepillado, puede ayudar a relantizar la enfermedad dental. Los perros que no han recibido el cuidado dental apropiado pueden desarrollar enfermedades dentales significativas pudiendo desarrollar complicaciones que amenazan la vida de la mascota. Un programa de atención dental debe consistir en el cepillado dental, chequeos dentales regulares y limpieza profesional, según sea necesario.

La disminución de la motilidad gastrointestinal (estreñimiento)

A medida que los perros envejecen, el movimiento del alimento a través de su tracto digestivo se ralentiza. Esto puede provocar estreñimiento. El estreñimiento es más común en perros que pueden experimentar dolor al defecar, tales como aquellos con displasia de cadera o enfermedad de la glándula anal. La inactividad también puede contribuir al estreñimiento. El estreñimiento también puede ser un signo de algunas patologías graves, y un perro que experimenta el estreñimiento debe ser evaluado por un veterinario. Laxantes o dietas que contienen aumento de fibra pueden ser prescritos. Es importante que estos perros beber mucha agua.

Algunos perros mayores también pueden ser más propensos a trastornos de estómago. geriatria canina

Disminución de la capacidad para combatir la enfermedad

Vacunar a un perro que envejece es muy importante dado que el sistema inmunológico no funciona con la misma eficacia y el perro mayor es más propenso a desarrollar enfermedades infecciosas; y la infección en un perro adulto es generalmente más grave que una similar en un perro más joven.

Función cardíaca disminuida

A medida que envejece el corazón de un perro, se pierde algo de eficiencia y no puede bombear suficiente sangre en una determinada cantidad de tiempo. Las válvulas del corazón pierden algo de su elasticidad y también contribuyen a una disminución de la eficiencia de bombeo. La válvula más común en cuestión es la válvula mitral, especialmente en razas pequeñas. Algunos de estos cambios cardíacos se esperan, sin embargo, pueden ocurrir cambios más severos, especialmente en los perros que tenían problemas cardíacos menores cuando eran jóvenes. Pruebas diagnósticas como radiografías (rayos X), un electrocardiograma (ECG) y un ecocardiograma se pueden utilizar para diagnosticar enfermedades del corazón. Existen variedad de medicamentos para estas dolencias, dependiendo del tipo y gravedad de la enfermedad.

Disminución de la capacidad pulmonar

Los pulmones también pierden su elasticidad durante el proceso de envejecimiento, y la capacidad de los pulmones para oxigenar la sangre pueden disminuir. Los perros mayores pueden ser más propensos a las infecciones respiratorias, y pueden cansarse con más facilidad.

Disminución de la función renal

A medida que los animales envejecen, aumenta el riesgo de enfermedad renal. Esto puede ser debido a cambios en el riñón en sí o como resultado de la disfunción de otros órganos, como el corazón, que si no funciona correctamente, disminuirá el flujo de sangre a los riñones. La función renal se puede medir a través de pruebas de química en la sangre y análisis de orina. Estas pruebas pueden identificar un problema renal antes de que aparezcan los signos físicos de la enfermedad. El signo más frecuente de enfermedad renal observado primero por un propietario sería un aumento en el consumo de agua y de la orina, pero esto generalmente no se produce hasta que se pierde el 70% de la función renal.

 

La incontinencia urinaria y pérdida de entrenamiento en su hogar

La incontinencia urinaria es involuntaria o fuga incontrolable de la orina desde la vejiga. En perros de edad avanzada, especialmente las hembras castradas, pequeñas cantidades de orina pueden filtrarse desde la uretra mientras el perro está descansando o durmiendo. El tratamiento para la incontinencia no suele ser difícil.

Algunos perros mayores que han sido domesticado desde hace años, pueden empezar a tener ‘accidentes’. Al igual que con otros problemas de comportamiento en perros de edad avanzada, puede haber múltiples causas de este cambio en el comportamiento. Cualquier perro viejo con un problema de los hábitos higiénicos debe ser examinado por un veterinario y el propietario debe ser capaz de dar una historia detallada del color y la cantidad de orina (o heces) , la frecuencia con la que el perro tiene que eliminar, los cambios en comer o hábitos, la postura del perro mientras que la eliminación de beber, y si los ‘accidentes’ sólo se producen cuando el propietario se ha ido. Las condiciones médicas que contribuyen al problema de suciedad casa deben ser tratados adecuadamente.

Agrandamiento de la próstata

Cuando un perro macho castrado llega a 8 años de edad, tiene una probabilidad superior al 80% de desarrollar la enfermedad de la próstata, pero rara vez es canceroso. En la mayoría de los casos, la próstata aumenta de tamaño. El agrandamiento de la próstata, sin embargo, puede causar problemas en la micción o la defecación. Los machos de más edad, especialmente aquellos que no están castrados deben tener un examen físico regular de su glándula prostática. El riesgo de enfermedad de la próstata se puede reducir en gran medida si se ha castrado el perro.

La disminución de la función hepática

Aunque el hígado tiene una manera increíble y única de regenerarse cuando se lesionó, el hígado al igual que los otros órganos del cuerpo envejece. Su capacidad para desintoxicar la sangre y producir numerosas enzimas y proteínas disminuye gradualmente con la edad. A veces, las enzimas hepáticas medidos en un análisis pueden ser elevados de anormalmente en un animal aparentemente normal. Por otra parte, algunos animales con enfermedad hepática tienen niveles normales de enzimas hepáticas circulantes en la sangre. Esto hace que la interpretación de estas pruebas muy difícil.

Debido a que el hígado metaboliza muchos medicamentos y anestésicos, la dosis de estos medicamentos debe ser disminuida si el hígado no está funcionando como debiera. También se recomiendan los análisis de sangre pre-anestésico para identificar los posibles problemas del hígado antes de administrar la anestesia.

Cambios en la función glandular

Se tienden a producir menos hormonas a medida que se envejece. Los problemas hormonales son un trastorno común en muchos perros de edad avanzada, y la propensión a desarrollar un problema que a veces está vinculada a reproducirse. El Golden Retriever, por ejemplo, tiene un riesgo mucho mayor de desarrollar hipotiroidismo. Los análisis de sangre ayudan a diagnosticar estas enfermedades y muchos de ellos son tratables con medicamentos.

Los cambios en las glándulas mamarias

Las perras pueden desarrollar algún endurecimiento de las glándulas mamarias debido a la infiltración de tejido fibroso. El cáncer de mama en perros no esterilizadas es común, tan común como lo es en los seres humanos. El cáncer de mama es el tumor más común de la perra, y también el maligno más frecuente. Perras de edad avanzada deben tener sus glándulas mamarias controladas como parte del examen físico regular.

La médula ósea reemplazada por grasa

Anteriormente, discutimos la tendencia de los perros mayores de fijar más grasa. La grasa también puede infiltrarse en la médula ósea. La médula ósea es responsable de la producción de glóbulos rojos, que transportan oxígeno, los glóbulos blancos que combaten las enfermedades y las plaquetas, que ayudan a la coagulación de la sangre. Si la médula ósea es reemplazada por la grasa de manera significativa, se puede la desarrollar anemia. Esta es una de las razones por las que se recomienda que a los perros mayores se le realicen ciertos análisis de sangre como un conteo sanguíneo completo (CBC) realizado como parte de su examen anual.

Los cambios en el nivel de actividad y el comportamiento

Los perros mayores pueden mostrar un nivel menor actividad. Esto puede ser debido al envejecimiento normal o ser el primer signo de una enfermedad como la artritis o la senilidad. Los exámenes veterinarios regulares cada 6 meses y el seguimiento de su perro para otros síntomas de la enfermedad ayudarán a distinguir el envejecimiento normal de la enfermedad.

A medida que los animales envejecen, las células nerviosas mueren y no son reemplazadas. En algunos casos, ciertas proteínas pueden empezar a rodear las células nerviosas y hacer que funcione mal. La comunicación entre las células nerviosas también pueden ser alteradas. Para algunos perros, los cambios en el sistema nervioso son lo suficientemente graves como para cambiar su comportamiento. Si ciertos signos están presentes, llamamos a este cambio de comportamiento ‘disfunción cognitiva. Estos incluyen confusión o desorientación, agitación durante la noche, pérdida de capacidades entrenamiento doméstico, disminución del nivel de actividad, disminución de la atención, y no reconocer a amigos o familiares.

Los perros mayores tienen una menor capacidad para hacer frente al estrés, y esto puede dar lugar a cambios en el comportamiento. La ansiedad por separación, agresividad, fobias al ruido, y el aumento de la vocalización pueden desarrollar o empeorar en los perros viejos. Varios medicamentos combinados con técnicas de modificación de conducta puede ayudar a resolver algunos de estos problemas de conducta.

Un perro mayor no es el mejor ejemplo si queremos educar a un cachorro.

Aumento de la sensibilidad a los cambios de temperatura

Los perros envejecen,y  su capacidad para regular su temperatura corporal disminuye. Esto significa que son menos adaptables a los cambios de temperatura. Los perros cómodos con las temperaturas frías cuando eran jóvenes, pueden no estarlo a medida que envejecen. Vigile de la temperatura ambiental alrededor de su perro, y hacer ajustes para ayudar a su fiel y viejo amigo esté más cómodo. Puede que tenga que mover la cama más cerca de una salida de aire caliente, o mantenerlo en el interior durante el tiempo caliente.

La pérdida de audición

Algunos perros experimentarán pérdida de la audición a medida que envejecen. pérdida de audición leve es difícil de evaluar en los perros. A menudo, la pérdida de audición es grave antes de que el propietario se da cuenta del problema. La primera señal puede parecerse a una agresión. En realidad, puede ser que el perro no estaba al tanto de la aproximación de una persona, se sobresaltó cuando es tocado, e instintivamente reacciona. Los propietarios también pueden observar que el perro ya no obedece (el perro ya no los escucha).

La pérdida de audición por lo general no se puede revertir, pero algunos cambios en la interacción con el perro puede ayudar a reducir los efectos. Una de las razones para enseñar a los perros señales de mano para varios comandos mientras son jóvenes, muy útiles si el perro desarrolla pérdida de la audición. El uso de luces para indicar los perros (por ejemplo .; parpadear la luz patio cuando desea que el perro venga desde el exterior) puede ser útil. Los perros con pérdida de la audición todavía pueden sentir las vibraciones, por lo que las manos aplaudiendo o pisando fuerte en el suelo puede alertar al perro que está intentando comunicarse con él.

Los cambios en la pérdida de ojo y la visión

Muchos perros desarrollan una afección en el ojo llamada esclerosis nuclear. En esta condición, el cristalino del ojo se muestra opaca, sin embargo, el perro puede ver por lo general bastante bien. Muchos propietarios están preocupados de que su perro tiene cataratas (que sí afectan a la visión) cuando el perro realmente tiene esclerosis nuclear. Las cataratas son comunes en los perros mayores de determinadas razas. Cualquier cambio repentino en la visión o el aspecto de los ojos puede ser señal de una emergencia; póngase en contacto con su veterinario tan pronto como sea posible. Exámenes oftálmicos deben ser parte del examen físico en los perros viejos.

Resumen

Los perros mayores pueden experimentar muchos cambios en las funciones de sus órganos. Algunos perros pueden tener cambios más pronunciados que en otras, y en algunos perros, los cambios pueden comenzar a producirse a una edad más temprana. Saber qué cambios esperar puede ayudar a usted y su perro adaptarse a ellos cuando y si vienen. Hay muchas maneras en que podemos ayudar al perro más viejo adaptarse a estos cambios.

Usted tendrá que controlar mas a su perro viejo. No pases por alto un cambio en la actividad o comportamiento de su perro como «solo ser la vejez.” Muchos de los cambios también pueden ser síntomas de una enfermedad más grave. Si tiene alguna duda, consulte a su veterinario y asegúrese de hablar con él / ella cualquier preocupación que tenga sobre su perro más viejo durante su examen físico regular.