Es importante realizar el test de la Leismania como diagnostico precoz de dicha enfermedad en perros. España es un país en el que la leishmania tiene una amplia presencia y su perro puede portarla sin padecerla, además el período de incubación está entre 3 y 18 meses, por lo que el test es vital. De forma excepcional, la enfermedad puede permanecer en latencia durante varios años.

El test es recomendable hacerlo anualmente y la prueba consiste en una analítica sanguínea, en algunos caso se podría proceder a tomar una muestra ósea o proveniente del tejido de un ganglio linfático inflamado para examinarla al microscopio y detectar los parásitos.

 

¿Que es la leishmania?

Es un parásito que se encuentra ampliamente distribuido por toda la cuenca mediterránea, y que se transmite por la picadura del  mosquito Phlebotomus perniciosus, de un perro infectado a uno sano. Una vez infectado el sistema inmunitario del perro detecta la presencia del parásito en sus células de la sangre, y empezando a establecer medidas de ataque para destruirlo. El perro puede hacerlo fabricando anticuerpos, un tipo de proteínas capaz de detectar este parásito, o mediante la formación de células especiales que directamente engullirán a las células infectadas así como al parásito que hay en su interior. El primer sistema,  de los anticuerpos, no consigue eliminar al parásito por lo que avanza la infección, siguiendo fabricando anticuerpos para intentar vencerlo. Estos anticuerpos no consiguirán destruir al parásito, lo que causará gran parte de los problemas que sufrirá el perro. Si el perro consigue generar un buen ejército de células destructoras, la infección se mantendrá a ralla  llegando incluso a eliminarse.